Acreditación Nivel A de Neuropsicología Funcional NEF® en Costa Rica

El concepto de Neuropsicología Funcional [NEF®] surge a raíz de años de trabajo con pacientes que han padecido o padecen trastornos neurocognitivos y se sistematiza en tres últimos años [2010-2012] en una “primera versión” del concepto, concepto que ha evolucionado hasta la actualidad tanto en su modelo como en los diferentes aspectos de exploración, diagnóstico y tratamiento neurocognitivos.

La Neuropsicología es una disciplina que trata, fundamentalmente, de la función cognitiva y su deterioro. Su target, por tanto, son los cuadros en los que existen déficit de memoria, funciones ejecutivas, cognición espacial, atención, etc. Cualquier paciente que presenta estas alteraciones tiene, en mayor o menor grado, diferentes repercusiones en su vida cotidiana [no siempre alteraciones específicas se manifiestan igual en la vida], afectando a la autonomía y a la funcionalidad del paciente. La Neuropsicología ha afrontado siempre estos déficit de la misma manera: haciendo pruebas baremadas y validadas, diagnósticos imprecisos basados en estas pruebas y abordajes terapéuticos que consisten sólo en poner “fichas” para así -supuestamente- recuperar dicha función. La Neuropsicología, además, ha dejado de lado la funcionalidad y la autonomía de los pacientes neurológicos.

El concepto NEF® tiene claras diferencias con la Neuropsicología “Tradicional”. En primer lugar tiene un modelo de la cognición unitario, esto es, no se “parte” la cognición por cajas diferentes y se analiza de por trozos. En segundo lugar, la exploración neurocognitiva se basa en el análisis de tareas, de componentes, y en su aproximación a través de la carga cognitiva de sus elementos, con el proceso EPC [Exploración por Componentes] como tema esencial. Así, las tareas son propuestas desde la Neurociencia Cognitiva y el análisis de dichos componentes cognitivos de tareas. Estas tareas, además, son llamadas N1, N2 ó N3 dependiendo de dicho análisis. En tercer lugar, hay no sólo un diagnóstico clínico sino un diagnóstico funcional que debe ser preciso para marcar objetivos terapéuticos y no sólo para apoyo al diagnóstico neurológico. En cuarto lugar, y por último, las ejercitaciones neurocognitivas son la base de su tratamiento y pueden ser de tipo 1, 2 ó 3. Estas ejercitaciones no se basan en “estimular” un proceso haciendo ejercicios o fichas sino en conocer qué procesos son deficitarios, la toma de consciencia sobre ellos, el trabajo con componentes conservados o con los deficitarios pero a nivel de baja carga, la comparativa de tareas y la implicación del movimiento en muchas de ellas, siendo un target fundamental cómo la cognición media en la organización del movimiento y cómo el movimiento me da idea de la cognición.

Con el Nivel A de NEF® se pretende dar un barrido por estos puntos de cara a mostrar lo básico que, posteriormente, podrá ser adquirido de forma reglada mediante los próximos niveles de NEF®

Este curso de acreditación en NEF® está pensado para que cualquier profesional sanitario o educativo pueda cursarlo, dado que hay dos itinerarios a partir del Nivel B.

LA INFORMACIÓN COMPLETA LA PUEDE CONSEGUIR EN ESTE ENLACE



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.