Reconocimiento facial de las emociones en la Enfermedad de Parkinson. Nuevas hipótesis.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo caracterizado principalmente por síntomas motores, por ejemplo, presentar  menor expresión facial.  Aunque menos evidentes, los síntomas cognitivos y psiquiátricos también son muy característicos de esta enfermedad. Un ejemplo de ello son los fallos en el procesamiento emocional, provocando dificultad en reconocer las emociones en las caras.

Estudios recientes

En un reciente artículo (Argaud, 2018) se describió algunos puntos fundamentales para la explicación de este síntoma:

  • Depende de la severidad de la enfermedad
  • Va unida a alteraciones visoespaciales
  • Es más pronunciada en pacientes con deterioro cognitivo
  • No está restringida a alteraciones del estado de ánimo

Se ha propuesto el papel de los ganglios basales en la emoción, concretamente, un circuito corteza-ganglios basales- tálamo- corteza.  Este circuito puede inhibir información no relevante, caras no objetivo, y activar la relevante, características de la cara objetivo. Este proceso sería similar  al que se lleva a cabo para selecciona un movimiento específico mediante la inhibición de programas competidores y la desinhibición del elegido. Además, los ganglios basales sincronizan la actividad del área fusiforme, amígdala y corteza orbitofrontal.  Por ello, una disfunción en este circuito podría alterar esta sincronización, dificultando el proceso de reconocimiento facial de emociones.

Por otro lado, se trata la implicación de la imitación facial desde la teoría de la simulación encarnada, que afirma que las alteraciones del procesamiento motor llevan a déficit en el reconocimiento de emociones. De acuerdo con esta teoría, el reconocimiento de las emociones es facilitado por representaciones somatosensoriales generadas internamente, desencadenadas por la simulación de expresiones faciales percibidas que parcialmente activan el correspondiente estado emocional en el observador. Sin embargo, un síntoma frecuente en el Parkinson es la hipomimia, de modo que, además de las alteraciones a nivel central, en el déficit emocional participa el deterioro de la imitación facial asociado a disfunción periférica.

 



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.