Células madre ¿un nuevo recurso para la regeneración de neuronas sensoriales?

Nuestro sistema somatosensorial nos proporciona experiencias tanto agradables como desagradables a lo largo de nuestra interacción con el entorno. Nuestra sensibilidad somática permite sentir, experimentar dolor, notar la temperatura y saber qué posición adopta nuestro cuerpo en el espacio. Esta modalidad es esencial para la supervivencia y el bienestar de las personas. Nos permiten percibir y reaccionar ante los estímulos del mundo que nos rodea.

Las lesiones de la médula espinal pueden afectar a la sensibilidad además de a los sistemas motores. Estas lesiones se consideraban intratables hace algunos años pero actualmente son objeto de intervención gracias a las células madre pluripotentes. Estas células proporcionan una fuente para prácticamente todo tipo de tejido en las terapias de reemplazo celular. En el tratamiento de las lesiones medulares, se han establecido protocolos para la derivación de neuronas motoras espinales de células madre embrionarias y células pluripotentes inducidas. Estos avances han aumentado la posibilidad de regenerar las funciones motoras perdidas en los pacientes con enfermedades motoras como la esclerosis lateral amiotrófica y la atrofia muscular espinal. Sin embargo, no existe un protocolo destinado a la generación de neuronas sensoriales espinales de estos pacientes.

¿Se podrán regenerar las vías sensoriales con células madre pluripotentes?

La respuesta puede llegar a ser positiva según el estudio de Sandeep et al. (2018). Esta investigación establece un protocolo para generar in-vitro interneuronas sensoriales espinales mediante células madre pluripotentes. El objetivo es la regeneración de las disfunciones sensitivas.

Este estudio se desarrolla a partir del protocolo de las neuronas motoras espinales, sin embargo, las interneuronas sensoriales se desarrollan en una línea de tiempo diferente. El protocolo  diferencia dos factores séricos importantes, como lo son el ácido retinoico y  la proteína morfogenética ósea 4. Ambos factores pueden usarse  en combinación para regenerar tres clases de interneuronas sensoriales: las dl1s (propioceptivas), las dl2s y las dl3s (ambas mecanosensoriales).

Esta investigación es un paso para desarrollar futuras líneas de actuación en disfunciones espinales debilitantes. Patologías como el Síndrome Congénito de Insensibilidad al Dolor o las neuropatías hereditarias sensoriales y vegetativas podrían verse beneficiadas por estos avances.

Valeria Olivares, neuropsicóloga de ineuro®



7 comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.