ELA: nueva línea de investigación

La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) es una enfermedad neuromuscular que se caracteriza por la degeneración de motoneuronas del SNC. Este deterioro lleva a debilidad muscular y muerte, debido a fallo respiratorio normalmente en 3-5 años tras el diagnóstico. Más información sobre el pronóstico de la enfermedad. La ELA es una enfermedad altamente heterogénea. Entre 5-10% de los pacientes tienen una forma familiar con un patrón autosómico dominante. Más de 120 genes están involucrados. Más de la mitad de las personas con ELA familiar llevan mutaciones en SOD1, TARDBP, FUS o C9ORF72. Sin embargo, la mayoría de pacientes presentan inclusiones citoplasmáticas que dan positivo para TDP-43, proteína resultado de TARDBP.

Tratamientos actuales para personas con ELA

A pesar de los esfuerzos, aún no se ha conseguido llevar los resultados preclínicos a estrategias terapéuticas efectivas. Riluzole y Edaravone son los únicos medicamentos aprobados por la FDA para tratar ELA. Riluzole prolonga la vida solo algunos meses y Edaravone mejora la funcionalidad de algunos pacientes.

En ausencia de tratamientos efectivos, las personas con ELA están adoptando cambios dietéticos con el objetivo de aliviar los síntomas,  mejorar la calidad de vida y la progresión de la enfermedad. Algunos recurren a una dieta hipercalórica o hiperprotéica. Otros utilizan suplementos que buscan solucionar algún mecanismo patogénico, aunque se necesitan estudios para validar el uso de abordajes nutricionales.

Estudio

Una nueva estrategia de investigación es el estudio de los neurolépticos. Estos fármacos que se usan normalmente para el tratamiento de cuadros psicóticos, a través del bloqueo de la vía dopaminérgica.

En estudios previos se han identificado 24 compuestos (en modelos animales C. Elegants y Zebrafish) capaces de recuperar a las lombrices de su parálisis cuando se sumergían en ellos durante varias horas. De esos compuestos, 11 se excluyeron ya que eran irrelevantes. Otros 13 compuestos respondieron positivamente, y curiosamente todos fueron neurolépticos (entre ellos la pimozida).

El objetivo del estudio de Shunmoogum Patten y colaboradores era usar una gran plataforma de medicamentos seleccionados. Con esta plataforma identificaron los efectos agudos que puedan ser inmediatamente traducidos a resultados clínicos a corto plazo. Se evaluaron 3,850 compuestos  y se identificó una clase de neuroléptico que estabilizaba la motilidad en C. elegans, zebrafish y ratones (modelos animales de ELA). Por lo visto, Pimozida repara la transmisión neuromuscular de manera aguda en modelos animales de ELA como C.elegans, zebrafish y ratones. Por otro lado, a pesar de que este medicamento fue diseñado como dopaminérgico, conocemos que muchos neurolépticos tienen otros efectos secundarios como la actividad de bloqueo de canales de Ca2+, lo cual potencia la actividad de la unión neuromuscular.

El equipo del Dr. Lawrence Korngut está evaluando Pimozida en la fase II de un ensayo clínico controlado en sujetos con ELA en varios centros de Canadá. Actualmente se están reclutando a los pacientes y el estudio concluirá en Dicimenbre de 2019. Sus resultados podrían indicar que Pimozida, y potencialmente otros agentes neurolépticos, actuando en la unión neuromuscular, podrían estabilizar la actividad motora y prolongar la vida en personas con ELA.

Conclusión

A pesar de que es pronto y que todavía no hay resultados de este estudio, consideramos interesante esta vía de investigación, ya que podría suponer una alternativa para mejorar la calidad de vida de las personas con ELA.

 



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.