Todos los conocedores de la evaluación del movimiento (neurólogos, fisioterapeutas, etc., ya sean de adultos o de pacientes pediátricos) saben muy bien qué significa evaluar el movimiento (motor, sensitivo, coordinación, praxia, etc.) y cuántas dificultades se tienen. No se trata sólo de qué se consigue sino de cómo se consigue (facilidad, utilidad, ayudas, calidad, etc.).

Las medidas propuestas hasta ahora en la evaluación de la AME (aparte de otras como MFM, RULM, etc.) partían de las escala Hammersmith “básica”. Posteriormente llegó la “expandida” y, más adelante, la “revisada”. Sin duda ninguna buenos trabajos.

Pero con los tratamientos genéticos actuales, así como con los ensayos en marcha con fármacos que ayudan al crecimiento y la fuerza muscular (como Apitegromab o Taldefgrobep Alfa, entre otros) hacen que la evaluación cambie y que se intenten conseguir mejores evaluaciones estandarizadas y que, de verdad, arrojen la realidad de la mejoría de los pacientes.

No sólo se trata de cómo mejoro en ítems del movimiento (girarme, levantar un brazo, hacer una transferencia de silla a cama, etc.) o en la fuerza (puedo apretar un timbre, coger un vaso de agua, pinchar un filete, etc.), conceptos íntimamente unidos junto a otros, sino que “midan” lo que se quiere medir y reflejen la mejoría del movimiento y en la vida cotidiana.

En ineuro somos los únicos que hemos hecho una validación transcultural de la HFMSE y de la RHS (el resto de versiones que circulan por ahí no están validadas) y, además, hemos construído la iRHS, una mejoría sobre la RHS.

Nuestra Unidad de Investigación e Innovación avanza para intentar ayudar a todo aquel que quiera conocer mejor muchos asuntos de la Neurociencia Clínica y, en concreto, en enfermedades neuromusculares.

Por ello, ponemos aquí la HFMSE, la RHS y nuestra iRHS por si puede ser de utilidad para los profesionales y la investigación.

.



Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ineuro