Neuropsicólogos… Cuidado…

Neuropsicólogos… Cuidado…

Muchas veces me han preguntado sobre lo que opino de la Neuropsicología y de lo que es un neuropsicólogo. Creo que es algo bastante fácil y que no cuesta trabajo explicar y, por tanto, reconocer.

Lo primero es sencillo: definir a qué se dedica la Neuropsicología. La Neuropsicología se dedica SÓLO a las funciones neurocognitivas. Es decir, las alteraciones psicopatológicas y la psicoterapia no es parte de la Neuropsicología sino de la Psicología Clínica.

Puntos clave, por tanto, de la Neuropsicología
  • Tiene su función centrada en la alteración (o posible alteración) de la función cognitiva.
  • En el contexto de cualquier cuadro patológico (neurológico, psiquiátrico, sistémico, etc.).
  • Y su función está en toda la actuación clínica: anamnesis, exploración, diagnóstico, tratamiento.

Y punto.

Qué cosas son “especiales” dentro de la Neuropsicología

Hay, sin duda, cosas siempre “especiales” que no forman parte de una especialidad diferente en el sentido de formación general y actuaciones generales. ¿Qué cosas serían?

  • Neuropsicología Forense. Sólo la ejercerían neuropsicólogos debidamente formados en el campo forense, algo muy específico y complejo.
  • Mapping y acciones quirúrgicas. Muchos neuropsicólogos de forman en mapping intraoperatorio y, por tanto, entran en las cirugías para ayudar a los neurocirujanos en su labor.
  • Neuromodulación cognitiva. Algunos neuropsicólogos se forman en técnicas como EMT, tDCS, etc., aplicadas al tratamiento neurocognitivo.
  • Neurofisiología Cognitiva. Ténicas como la P300 o acciones de neurofisiología cognitiva (EEG cognitivo, etc.), forman parte de la especialidad de Neuropsicología y deben ser realizadas por neuropsicólogos.

Estas acciones son “complementarias” y no tienen por qué entrar dentro de la formación de los neuropsicólogos.

Cómo se forma alguien como neuropsicólogo

La formación de Neuropsicología sólo se hace en hospitales de tercer nivel, en Servicios de Neurología. La formación debe ser eon rotatorios con neuropsicólogos de dichos servicios, neurólogos, y algunos otros profesionales como psiquiatras, psicólogos clínicos, neurorradiólogos, neurofisiólogos, etc.

Esta formación, como decimos, debe ser en Hospitales de Tercer Nivel y complementarla, si no lo hubiera en dicho centro, con centros en los que se hacen tratamiento neurocognitivos.

Esta formación debe ser de al menos 4 años, de 8 horas/día, atendiendo a todo tipo de pacientes neurológicos y no neurológicos con patología neurocognitiva.

¿Y los másteres?

Los másteres de Neuropsicología de España no cumplen ningún criterio para formarse correctamente en Neuropsicología, por más profesores excelentes que tengan. Es titulitis. ¿Y por qué se hacen? Porque es, al menos, una manera de regular una formación teórica (no práctica) con personas bien formadas (o eso se supone, que no suele ser así muchas veces), en Neuropsicología. Ningún máster de España (repito: ningún máster de España) harás que seas neuropsicólogo (y no sólo porque no existe la especialidad a nivel oficial, sino porque será algo teórico y bastante deficitario, por más que te gastes miles y miles de euros, como ocurre en másteres como en Universidades como la Loyola o similares).

Lo más recomendable es no hacer másteres o, si acaso, másteres muy concretos (sacaré un listado). Y lo mejor es irse con alguien que sepa y trabajar mano a mano con esa personas durante años.

¿Y la acreditación del COP?

Un coladero de personas que no sirve para nada y que no demuestra absolutamente nada. Las personas que estás “acreditadas” no tienen ningún tipo de reconocimiento de que sepan Neuropsicología. No sé en otros lados, pero conozco en Sevilla a personas acreditadas que saben de Neuropsicología lo mismo que de tocar el arpa.

Entonces, ¿tenemos neuropsicólogos en España?

Claro, algunos hay. Pocos. Pero algunos hay (no quiero nombrarlos aquí porque no tengo su permiso). Igual que ocurre en la Psicología Clínica, me fío de los que han hecho la especialidad vía PIR (por más que haya algunos que vaya tela) que a los que le han dado la especialidad porque ya llevaban años trabajando y los habilitaron. No obstante, también me fío de muchos de aquellos a los que habilitaron y, de verdad, llevaban años viendo pacientes (porque habilitaron a profesores de universidad que no habían visto ni un paciente en su vida) y son unos verdaderos cracks.

Resumen

La posibilidad de encontrar neuropsicólogos en España es muy baja, al menos con las características que aquí expongo y en mi visión de cómo debería ser la formación. Esto, sin duda, es una opinión personal concreta e igual de válida que el resto. Yo me formé así y así he seguido toda mi vida. Es la única formación que considero válida porque creo que es la correcta, no porque yo la hiciera así.

Salud!

Pablo Duque. Director de ineuro



2 comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ineuro