Resultados a un año de Apitegromab en los tipos 2 y 3 de Atrofia Muscular Espinal: ensayo TOPAZ

Tal y como informa SMA News Today, Apitegromab, la terapia dirigida al músculo de Scholar Rock para la atrofia muscular espinal (AME), mejoró o estabilizó de forma segura y eficaz la función motora en niños y adultos jóvenes con los tipos 2 y 3 de la enfermedad durante un año, según muestran los datos de primera línea del ensayo de fase 2 TOPAZ.

Las mejoras motoras de los pacientes se mantuvieron o aumentaron al año en relación con lo observado a los seis meses, lo que pone de manifiesto la durabilidad y el potencial terapéutico continuo de Apitegromab.

“Estos datos de primera línea a los 12 meses proporcionan más apoyo para establecer Apitegromab como una potencial primera terapia dirigida al músculo para los pacientes con AME”, dijo el Dr. Yung Chyung, director médico de Scholar Rock, en un comunicado de prensa.

“Parece haber un potencial prometedor para una terapia dirigida al músculo que complementará la necesidad insatisfecha aún evidente, y probablemente emergente, en muchos individuos con AME que reciben terapias que mejoran el SMN”, dijo el Dr. Thomas Crawford, investigador principal de TOPAZ.

Sobre la base de estos resultados y a la espera de las conversaciones con las autoridades reguladoras, Scholar Rock planea iniciar un ensayo pivotal de fase 3 a finales de año para confirmar la seguridad y la eficacia de apitegromab en una población de pacientes más amplia.

“Aunque se han producido importantes avances en los últimos años, las personas con AME de los tipos 2 y 3 siguen experimentando importantes deficiencias funcionales, incluso después del tratamiento con terapias de refuerzo del SMN”, escribió Scholar Rock en una declaración junto a CureSMA.

A diferencia de las terapias modificadoras de la enfermedad de la AME actualmente aprobadas -que trabajan para aumentar los niveles de SMN, la proteína que falta en la AME-, Apitegromab se dirige al crecimiento y la fuerza muscular.

La terapia en investigación dirigida al músculo funciona impidiendo la conversión de una forma latente de miostatina, una proteína producida principalmente por el músculo esquelético y que suprime el crecimiento muscular, en su forma activa.

Debido a su mecanismo de acción, se espera que apitegromab cause menos efectos secundarios que los supresores convencionales de la forma activa de la miostatina, sin dejar de mejorar la masa y la fuerza muscular de los pacientes y, por tanto, su función motora.

Por ello, se cree que apitegromab puede aumentar los beneficios de las terapias de refuerzo del SMN para los pacientes.

Los participantes de TOPAZ se dividieron en tres grupos, en los que todos recibieron tratamiento intravenoso de apitegromab (una dosis baja, de 2 mg/kg, o una alta, de 20 mg/kg) una vez cada cuatro semanas durante un año. La mayoría recibió la dosis alta de la terapia (83%) y también estaba siendo tratada con Spinraza (81%).

Los cambios en la función motora con el tratamiento se evaluaron con la Escala Revisada de Hammersmith (validada transculturalmente por ineuro en España) en los pacientes ambulatorios, y con la Escala Funcional Motora Ampliada de Hammersmith (HFMSE) en los pacientes no ambulatorios.

Los datos de seis meses anunciados hace unos meses mostraron que el tratamiento era seguro y mejoraba o estabilizaba las capacidades motoras de los pacientes, con mayores beneficios observados con la dosis más alta y en los pacientes más jóvenes.

El análisis de primera línea a un año confirmó los resultados de los seis meses, con la mayoría de los pacientes mostrando una función motora estable o mejorada.

Alrededor del 35% de los participantes lograron mejoras de la función motora clínicamente significativas, o un aumento de al menos tres puntos en las puntuaciones de Hammersmith.

En particular, estos beneficios fueron más pronunciados y más comunes entre los niños de tipo 2 más jóvenes (59%; de 2 a 6 años) que en los pacientes de tipo 2 y 3 de más edad (22-31%; de 7 a 21 años).

También se observó una clara respuesta a la dosis de apitegromab en este grupo más joven (el único que incluía pacientes con cada una de las dos dosis), ya que los niños a los que se les administró la dosis alta alcanzaron un aumento medio de 7,1 puntos en la puntuación HFMSE, en comparación con una mejora media de 5,3 puntos en el grupo de dosis baja.

Estos aumentos de la puntuación HFMSE a un año fueron mayores que los observados en el análisis a los seis meses, lo que pone de manifiesto la capacidad del tratamiento para mejorar aún más las habilidades motoras a lo largo del tiempo, y sugiere que aún no se ha alcanzado una meseta de la función motora en estos niños pequeños.

Apitegromab fue generalmente bien tolerado, sin que se identificaran problemas de seguridad. Los efectos adversos más frecuentes fueron dolor de cabeza (24%), fiebre (22%), infección de las vías respiratorias superiores (22%), tos (22%) y resfriado común (21%).

Tres (5%) pacientes desarrollaron niveles bajos de anticuerpos contra la terapia, que no parecieron afectar a la exposición al tratamiento y no se asociaron a una reacción inmunitaria exagerada al mismo.

Los 57 participantes que completaron el tratamiento de un año optaron por entrar en la fase de ampliación del ensayo y recibir apitegromab durante un año más.

“Aunque queda mucho trabajo por hacer, estoy entusiasmado con el potencial que el apitegromab puede ofrecer para lograr nuevas mejoras funcionales significativas”, añadió Crawford, que es profesor de neurología en la Facultad de Medicina de Johns Hopkins.

“Los hallazgos también ofrecen importantes conocimientos sobre la biología de la miostatina y nuestro enfoque científico de dirigirnos a las formas latentes de los factores de crecimiento”, añadió Chyung.

Además de en la AME, Scholar Rock tiene previsto iniciar en 2022 un ensayo clínico con apitegromab en la Enfermedad de Becker.



1 comentario

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.